miércoles, 11 de febrero de 2015

¿Síndrome del príncipe destronado o complejo de Caín?: los celos del hermano mayor

Ya he hablado en el blog varias veces sobre los terribles celos que se han despertado en mi hijo mayor desde el nacimiento del pequeño. He contado que a causa de los celos dejó de comer (podéis leerlo aquí) y, cuando superó esa fase, comenzó a expresar su frustración pegando, al bebé, a su padre y a mí (eso lo encontráis aquí). Con mucha paciencia, le ayudamos a ir reduciendo ese comportamiento, que antes de las navidades se había convertido en algo minoritario (hablé un poco sobre ello aquí), aunque parece que hemos retrocedido un poco otra vez.

¿Por qué repito todo esto si ya lo he contado? Pues porque es un tema que me preocupa y que condiciona la vida familiar en mi casa, así que, cuando me enteré que Historias de Pitufines estaba preparando un carnaval de blogs sobre el tema de los celos, quise aportar mi granito de arena. Para no repetir las anécdotas, dudas y problemas que ya he expuesto anteriormente, he decidido investigar un poco más lo que le pasa a mi hijo, siempre teniendo en cuenta que la psicología no es mi especialidad profesional, así que mis conocimientos en este campo son limitados. Pero San Google ofrece muchas respuestas (a veces demasiadas y muchas erróneas, pero eso es tema de otra discusión). El caso es que he encontrado abundante documentación sobre los celos infantiles y también que ha sido tratado en muchísimos blogs, lo que evidencia que es un motivo de gran preocupación para numerosos padres. Bien. No estamos solos. Nuestro hijo mayor no es un extraterrestre. Sólo un niño que busca su sitio. Como tantos otros.

Lo que me ha quedado claro es que, ante la llegada del nuevo hermano, los celos son una respuesta emocional natural: el niño interpreta que la llegada del nuevo hermanito le quita gran parte de la atención de sus padres y quiere recuperarla a toda costa. Esto se conoce como el Síndrome del Príncipe Destronado. Buscando información he encontrado otro síndrome parecido. El psicólogo francés Charles Baudouin (1893-1963) fue el primero en emplear el término del Complejo de Caín para referirse a la psicología del hijo mayor celoso de su hermano. Todos sabemos como acabó la historia, así que cuando lo he leído se me han puesto los pelos de punta. La violencia es lo que diferencia ambos complejos: el príncipe destronado tolera al intruso, sólo quiere recuperar la atención de los padres, mientras que Caín muestra conductas agresivas y puede llegar a ser necesario acudir a un terapeuta. De momento, no creo que hayamos llegado a este punto. Es cierto que a veces mi hijo pega al pequeño (ya mucho menos, afortunadamente), pero no creo que sea tan serio.

Algunas pautas a seguir
Los niños que sufren de celos pueden manifestarlo con distintas conductas, como la desobediencia, llantos frecuentes sin motivo aparente, desórdenes alimentarios o de sueño, vuelta a conductas de bebé que ya había superado, pegar a su hermano, excesivas demostraciones de afecto hacia su hermano y sus padres, cambios de humor bruscos... Mi hijo mayor no se conforma con tener uno o dos de estos comportamientos: los tiene todos (afortunadamente algunos ya los ha superado, pero otros persisten). ¿Para qué quedarte con un sólo síntoma si puedes llamar más la atención con todos a la vez? Perdonadme el sarcasmo, porque en realidad da mucha pena: está sufriendo. Mucho. Y nosotros hacemos lo que podemos, pero creo que, obviamente, no es suficiente. Porque el bebé ya ha cumplido los diez meses y aunque hemos mejorado mucho, el mayor aún no ha superado los celos. A veces me aterra pensar que no llegue a superarlos y eso condicione la relación entre ellos. Que en vez de ser buenos amigos, que compartan etapas y juegos, su relación quede marcada por la envidia y la competitividad.

¿Qué proponen los expertos? Pues hay de todo, como en botica, pero la mayoría parece coincidir en que este tipo de celos suele ser una fase normal y puntual que se supera sin plantear más problemas. Para ello es necesario un clima familiar estable y sin trato de preferencias hacia ninguno de los hermanos. Me han gustado mucho las recomendaciones que hace Pilar, del blog Maternidad Continuum, así que os dejo el enlace para que le echéis un vistazo, pero os adelanto un resumen de los puntos que considero más destacables, con algunas anotaciones de mi propia (y fallida) experiencia:

- Paciencia, mucha paciencia y tranquilidad con las conductas relacionadas con los celos (esto nosotros lo conseguimos unas veces sí y otras no. Es que sobre el papel es más fácil que en el día a día)

- Intentar implicarle con el bebé desde el embarazo (las circunstancias concretas de mi parto, del que ya he hablado en alguna ocasión, condicionaron que tuviéramos que volcarnos más con el pequeño al principio, lo que supongo ha dejado una gran huella en mi hijo mayor)

- Dedicarle tiempo a solas (mira, eso lo hacemos la mar de bien)

- No hablar de sus celos con otras personas, sólo con las de mucha confianza y sin que esté el niño presente y cuando se hable del tema hacerlo siempre en positivo (esto lo veo muy lógico).

- De vez en cuando tratarle como si fuera pequeño otra vez y crear un código secreto de amor (esto último me ha encantado y pienso ponerlo en práctica).

Redactar este post y leer distinta documentación me ha hecho darme cuenta de que los celos son algo natural, un proceso por el que mi hijo debe pasar y que, por ser tan pequeño, aún no dispone de las herramientas necesarias para afrontar la llegada del nuevo hermano. También he comprendido algunos de los fallos que estamos cometiendo (y también los aciertos) y algunas nuevas estrategias a aplicar. Espero que la próxima vez que escriba sobre los celos del hijo mayor sea para contar que desaparecieron sin dejar rastro. Pero, de momento, nos queda trabajo por hacer.

Os dejo algunos enlaces sobre el tema que he encontrado muy interesantes, por si queréis seguir leyendo sobre los celos entre hermanos.

Psicodiagnosis: Los celos infantiles
Conecta Psicólogos: Los celos. Caín y Abel
Guía Infantil: Celos entre hermanos. Niños celosos
Maternidad Continuum: ¿Cómo evitar los celos entre hermanos?
Escuela de Padres: Cómo actuar ante los celos de los hijos
Cenit, Atención Temprana: La llegada de un nuevo hermanito (artículo muy completo)

18 comentarios:

  1. Tremendo post, pobre, sufre el mayor de celos. Yo creo que ha sido un cúmulo de circunstancias lo que ha desencadenado estos celos tan tremendos. Pero creo que será una etapa, que durará más o menos, pero que acabará desapareciendo.
    También espero que la próxima vez que escribas sobre ellos,sea para lo que dices, anunciar que han desaparecido.
    Un abrazo y gracias por sumarte a la iniciativa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por ponerla en marcha. Me ha encantado participar.
      Yo también espero que los celos acaben desapareciendo, pero el pobre lo está pasando fatal (y nosotros también, claro).
      Besos!

      Eliminar
  2. Buf!!! Es que el pobrecito da todos los signos de los celos, no se salta ni uno. Como tu dices mucha paciencia y poco a poco mejorará. Aunque personalmente creo que los celos nunca desaparecen del todo, aunque se normaliza la situación. Lo digo por experiencia. Después de unos años de tranquilidad a mi hija mediana se le han agudizado ahora en la pre-adolescencia y también mucha paciencia y mucho amor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, la preadolescencia... Es que es una etapa muy dura, sobre todo para las chicas, que parece que crecen más rápido. Y, claro, en esa etapa tienen todos los sentimientos a flor de piel. No me extraña que le salgan los celos. Mucho ánimo.

      Eliminar
  3. Yo pase por eso en mi niñez y es tremendo pero el apoyo de los padres es básico, siempre es lindo leerte, con este post definitivamente recordé mi niñez! Cariños y

    ¡FELIZ DÍA!ॐ
    http://mamaholistica.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también creo en que el apoyo de los padres es importantísimo, porque los niños no tienen aún herramientas emocionales para superar esos celos, necesitan mucho cariño y ayuda. Besos!

      Eliminar
  4. Todas las pautas y acciones que cuentas son muy válidas . Es fundamental la comunicación con tu hijo mayor , escucharle , pídele que te cuente que ha hecho o leer juntos . Dile que confías mucho en él y que necesitas de su ayuda con el hermanito pequeño .
    Yo,la verdad es que he tenido mucha suerte en eso ,con los dos .
    Espero que en unos añitos cuando él esté a tope entre el cole, deportes y actividades que practique y salga un poco de ese entorno tan cerrado que puede ser cuando son pequeños ,se despejen los celos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hago muchas actividades con el mayor cuando no está en el cole y hablamos mucho, pero siempre parece que para él no es suficiente, que necesita más. Luego quiere mucho a su hermano y le hace mimos y juega con él. Yo también espero que los celos se vayan a medida que crezca y comprenda que su hermano no ha venido a amenazar su lugar, sino a aportarle muchas cosas positivas.

      Eliminar
  5. Jajja he escrito y borrado el comentario 4 veces. Es que por un lado me sale empezar a darte consejos, pero después recuerdo que no me gusta dar consejos si no me los piden, porque yo odio que me los den cuando no los pido. Entonces borro lo que he escrito. Después escribo algo como "ánimo y paciencia" y tampoco me gusta. Vuelvo y borro. Jajaj así que nada, sólo quería que supieras que he leído tu post, y que te os deseo que todo se vaya poniendo en su lugar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja... Pues sí que te he dado trabajo... Ah, y son bienvenidos los consejos, de verdad, que si no me valen, luego con no aplicarlos, pues ya está arreglado. Pero, oye, y si tienes la fórmula mágica para acabar con los celos y me la pierdo? Que la experiencia es un grado y tú en eso vas por delante ;)
      Muchas gracias por pasarte y comentar. Besos!

      Eliminar
    2. He ido a lo de los 20blogs para votarte, pero no sale la categoría Madresfera, sólo Personal. ¿En la otra no se vota?

      Eliminar
    3. Hola, se vota solo personal el premio madresfera lo dan ellas

      Eliminar
  6. Muchas gracias por los enlaces guapa, y no te preocupes, tu hijo lo superará seguro, en mi opinión lo estáis haciendo muy bien. Un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por los ánimos, que siempre vienen bien. Yo también creo que acabará superándolos, pero el mal rato no se lo quita nadie. Besos!

      Eliminar
  7. Ya se que este post es de hace meses, pero acabo de llegar a el. Verás, tengo un niño que ahora tiene 3 años y medio. Mi marido, de un matrimonio anterior tiene un hijo de nueve. Cuando mi hijo nació, el mismo fin de semana, mi marido y su hijo se volvieron a ver por orden judicial (la madre le impidió verlo durante dos años casi), por lo que el niño, que tenía cinco años, no sabía que iba a tener un hermanito, y se encontró ese mismo fin de semana con su nacimiento.
    Desde ese momento para mi ha sido un infierno, porque el niño le cogió muchos celos a mi hijo, hasta el punto de que intentó atropellar el carro donde estaba el bebé con la bicicleta y mil cosas mas. La familia de mi marido lo excusaba, y llegaban a ignorar al bebé para que el no se sintiera mal. Mi hijo nació prematuro, por lo que tenía que darle pecho cada poco, revisiones medicas cada poco, etc... Y yo sin dormir con toda la carga yo sola.
    Con todo ello, consiguieron lo contrario, porque cuando no le daban la atención a la que estaba acostumbrado, era un drama. Hasta nos inundó el baño una vez que su hermano estaba con fiebre.
    Hoy, que ya tiene 9, parece que entiende que cada uno tiene su espacio, aunque sigue reclamando atención a todas horas de otras formas no tan escandalosas. Pero por edad, el se acerca mas a su padre para hacer cosas juntos, y el pequeño se siente excluido. Ahora es el pequeño el que reacciona rechazando a su hermano en algunas ocasiones (el no vivir juntos lo agrava) e incluso le intenta pegar. Cuando juega su padre con ellos, el pequeño se aparta, porque su hermano mayor siempre le gana en todo y se siente frustrado.
    Con todo esto os quiero decir que, puede llegar el momento en que sea el pequeño el que coja celos al mayor. Y que si ahora decidís darle su espacio al grande, mas tarde os podéis encontrar con que el pequeño os reclame lo mismo y no podáis darlo. ¿Entonces que? ¿Se le quitará al mayor? En mi caso ha sido peor, porque a día de hoy lidiamos con celos por las dos partes, y aunque los vamos controlando, gracias a dios, es muy muy difícil igualar a dos niños que no viven juntos, y que cuando se juntan, sienten que tienen que competir por la atención de su padre. Uno porque la tiene todos los días y no entiende que cuando viene su hermano la tiene que ceder (que no compartir, porque para su hermano nunca es suficiente). Y el otro porque no está con su padre mas que unos días al mes y cuando viene se cree con el derecho de tener la total atención de su padre. Ambos tienen razón, pero a ver quien les hace ver, sobre todo al de 3 años, que el otro también la tiene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué experiencia más dura nos cuentas, Patricia. Para vosotros y, sobre todo, para los niños, ya que ambos sufren mucho con esta situación. El mayor es natural que se sienta amenazado y que quiera disfrutar del poco tiempo que tiene a su padre y el pequeño, pues también es natural que se sienta desplazado y que no entienda por qué tiene que compartir a su padre. Es difícil y, desde luego, no parece que la familia haya sabido ayudar. Espero que con el tiempo vayan suavizándose los celos y los niños puedan disfrutar tanto de su padre como de una buena relación entre ellos. Sería una pena que perdieran la oportunidad de disfrutar el uno del otro.
      Gracias por compartir tu historia. Un abrazo!

      Eliminar
  8. Hola, soy hermana menor, tengo 30 años y mi hermana 32, pero siento que ella aun no supera este síndrome, aun me sigue humillando constantemente e intenta competir, sin embargo yo no engancho, pero de igual forma me siento mal, ella intenta manipular a mis padres haciéndose la victima e intentarlos ponerlos en mi contra, ella indica que es poco inteligente por lo que mis padres me han obligado a hacerle la tesis, trabajos finales de postítulos, etc. Cuando eramos niñas yo tenia 4 años aproximadamente ella intentaba asfixiarme con la almohada, diciendo que yo tenia que morir por que nadie me quería, luego se arrepentía llorando y pidiendo perdón, obligándome a asfixiarla a ella, diciendo que ella no merecía vivir por mala ...... ufffff una confusión tremenda para mi, por lo que crecí teniéndole un cariño casi obligado, siento que la quiero por que es parte de mi, pero en realidad poniéndome la mano en el corazón, prevalece mucho mas el odio hacia ella y me cuesta querer a mis padres también, se que por su ignorancia jamas han pensado el daño que me hicieron, o que nos hicieron como hermanas, pero de verdad me cuesta sentirme parte de la familia.
    Siento que todo esto me ha afectado mucho en mi autoestima.
    En resumen esa es mi historia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento contestarte tan tarde, pero quería agradecer que compartieras tu historia. Los celos son algo terrible y en vuestro caso han hecho un daño prácticamente irreparable y, por lo que parece, vuestros padres no supieron gestionar demasiado bien la situación. Nadie nace enseñado y es un tema difícil de afrontar. Espero que ahora, que ya sois adultas, encontréis la forma de reconducir vuestra relación y tener un vínculo más sano y cercano. Ambas os lo merecéis: tú has sufrido mucho y tu hermana también, porque el que tiene los celos lleva una carga insoportable encima. Me ha dejado aterrada la historia que has contados de lo que pasó cuando tenías 4 años. El horror que viviste cuando tu hermana te agredió y el inmenso dolor que debió de sentir ella al llegar a ese extremo, marcada después por esa culpa tan grande que luego clamaba por un castigo. Espero de verdad que logréis dejar atrás tanto sufrimiento. Un abrazo.

      Eliminar